Una
Cocina de
Identidad

Mi mamá y mi abuela me enseñaron cuando yo era muchacha, y a mí me quedó ese amor por la cocina. Allí me llegan los recuerdos de la casa, de la cantaletosa de mi mamá, de los desayunos con mis hermanos, de esos días bellos con la familia, y ese es el toque secreto que me inspira y le pongo a mis platos para hacerlos bien diferentes.

¡Ah sí! Es que no vas a encontrar nada igual; me gusta explorar ingredientes, mezclas y sabores para tener algo tradicional, pero nuevo. ¡Ay mijo! Cuénteme pues de dónde va a sacar un plato como salido de mi cocina sino acá.

Aquí viven metidos mis hijos, mis nueras y mis nietos, como les alcahueteo todos los antojos pues de acá no salen. Vení vos también a La Matriarca que yo te preparo algo para que quedes chupándote los dedos.

CARTA